El dueño de Perú Libre, Vladimir Cerrón, le declaró la guerra al Congreso de la República y anunció que, como este poder del Estado “boicoteará” sus planes de instalar una dictadura castrochavista al rechazar la Asamblea Constituyente, la “revolución se hace con el Parlamento extraoficial”.

Durante el congreso nacional del partido del lápiz, el condenado por corrupción detalló ayer que el “Parlamento extraoficial” incluye a “la calle, con las organizaciones del pueblo, los movimientos (sociales), gobiernos regionales, los estudiantes y los arquitectos”, que son los que “garantizan el cambio”.

“Sé que el Parlamento inicial bloqueará muchos proyectos de ley para el cambio. Lo primero que irá a boicotear el día de mañana será la Mesa Directiva de Perú Libre y con ello boicoteará también la Asamblea Constituyente futura, que no la querrán aprobar. Pero ese es el Parlamento oficial y de un Parlamento oficial jamás se hace una revolución”, señaló Cerrón.

“La revolución se hace con el Parlamento extraoficial, con la calle, con las organizaciones del pueblo, con los movimientos, los gobiernos regionales, los estudiantes, los arquitectos. Ese es el Parlamento por el que tenemos que luchar, ese es el Parlamento que garantiza el cambio, no es otro ni lo haremos en el oficial”, agregó ante el aplauso de sus seguidores que exclamaron: “¡Nueva Constitución o muerte!”.

En otro momento, el exgobernador regional de Junín le lanzó una advertencia al presidente electo Pedro Castillo.

“Si el gobierno se desvía, es el partido que tiene que rectificar la línea”, sentenció, a la vez que mencionó que Perú Libre “solo ha ganado el asiento de Palacio” y que, en adelante, “tenemos que construir el poder”.

“El gobierno hará las obras, mientras que el partido creará la conciencia popular para sostenerlo. El gobierno lanzará la necesidad de un referéndum, y el partido logrará las firmas. Si el gobierno es amenazado, el partido organizará la defensa. Y, finalmente, cuando el gobierno pase, el partido queda”, remató, y sus correligionarios lo vitorearon al grito de: “Vladimir Cerrón próximo presidente”.