Fuente: BBC

Una mujer falleció y otra se encuentra grave dentro de los seis casos de reacción adversa a la vacuna de Johnson & Johnson contra el coronavirus que han provocado la decisión del Gobierno de Estados Unidos de detener las vacunaciones con este fármaco.

Así lo apuntaron responsables de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) que han comparecido en una conferencia de prensa este martes tras anunciarse la pausa en el uso de esta vacuna.

Una suspensión que, como recordaron, es una recomendación y no un mandato, porque, según las autoridades sanitarias de EE.UU., la cifra de afectados es muy pequeña y si un profesional médico y su paciente entienden que el beneficio de vacunarse es mayor que el riesgo y quieren seguir adelante pueden hacerlo.

Según el doctor Peter Marks, responsable de evaluación biológica e investigación de la FDA de los Estados Unidos, los casos registrados de efectos adversos han sufrido un tipo raro de trombosis cerebral.

Por su parte, Anne Schuchat, subdirectora principal de los CDC, pidió a los ciudadanos que se hayan puesto esta vacuna en las últimas dos semanas que vigilen los síntomas y acudan al médico si tienen dolores fuertes de cabeza, abdominales o en la pierna, además de dificultad para respirar.

Y solicitó a los profesionales médicos que cuando encuentren pacientes con niveles bajos de plaquetas comprueben si han sido vacunados recientemente. Marks reconoció, por otro lado, que los efectos secundarios son parecidos a los que se han registrado con la vacuna de AstraZeneca.

En cualquier caso, la subdirectora principal Schuchat recalcó que quienes lleven más tiempo vacunados con esta fórmula no tienen por qué sufrir efectos adversos, y añadió que no se puede generalizar porque los casos registrados suponen una cifra muy pequeña.

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN YOUTUBE, FACEBOOK, TWITTER e INSTAGRAM.