Por el momento, solo se podrá acceder hasta la segunda planta y por las escaleras, con un recorrido de subida y bajada para evitar el cruce entre los turistas.

La Torre Eiffel, cerró sus puertas el pasado 13 de marzo y permaneció así por más de tres meses por motivo de la pandemia del nuevo coronavirus, este ha sido el cierre más largo después de la Segunda Guerra Mundial y su reapertura se suma a la de otros puntos turísticos destacados de la capital francesa, como el Museo de Orsay, que reabrió sus puertas el martes, mientras que el del Louvre lo hará el próximo 6 de julio.

Dentro de los protocolos se han aplicado nuevas medidas de seguridad para minimizar los riesgos, uso de mascarilla es obligatorio a partir de los 11 años y hay un número de visitantes limitado tanto en su explanada como en sus plantas, donde se han colocado además señales en el suelo para invitar a respetar la distancia de seguridad.

Los ascensores que llevan hasta la segunda planta volverán a estar disponibles el 1 de julio y, en función de la situación sanitaria, se permitirá también el acceso hasta el último piso a lo largo del verano, según precisó su página web.

El monumento ha aprovechado su simbolismo para unirse a las muestras de solidaridad hacia el personal sanitario y las víctimas del virus con la instalación por ejemplo de un cartel luminoso que un par de horas por la noche enviaba mensajes de apoyo a los afectados.

La OMS advierte del incremento contagios por coronavirus en Europa

Según indica la organización internacional, Europa está registrando aproximadamente 20.000 nuevos positivos y 700 casos letales por coronavirus al día.

Desde que los países europeos comenzaron a aliviar las restricciones destinadas a frenar la propagación del coronavirus, la región ha experimentado un aumento de positivos por covid-19, advirtió este jueves el director de la OMS para Europa, Hans Kluge, en una rueda de prensa realizada en Copenhague.

“La semana pasada Europa registró un aumento en el número de casos semanales por primera vez desde hace meses”, indicó Kluge.”En 11 de ellos, la transmisión acelerada ha llevado a un resurgimiento muy significativo que, si no se controla, empujará a los sistemas de salud al borde una vez más en Europa”, avisó, al tiempo que insistió en que países como Polonia, Alemania, España e Israel han respondido “rápidamente a brotes peligrosos”, asociados con la reapertura de escuelas, minas de carbón o instalaciones de producción de alimentos.

En este sentido, además de trasladar su felicitación a las autoridades de estos países, también reconoció el “cambio en el comportamiento de las personas”, que están respetando las normas de distanciamiento físico y el uso de máscaras.

Mientras la pandemia golpea fuerte a Estados Unidos y América Latina, la proporción de casos de covid-19 en la región europea está disminuyendo.