Los niveles de ansiedad y depresión se vienen acrecentando en la población infantil durante esta segunda ola de la pandemia, a causa de la muerte de un familiar por COVID-19, dijo Ana María Castañeda Chang, psicóloga del Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja.

“Los niños están siendo impactados por la pérdida tan fuerte de sus familiares, eso les está generando ansiedad y depresión y es uno de los problemas de salud mental que viene afectando más fuertemente a esta población y más en el pico de esta última ola”, puntualizó.

La especialista explicó que en esta etapa, los menores están recibiendo constantemente malas noticias en torno al nuevo coronavirus, causando sentimientos fuertes de preocupación, desesperanza y miedo.

Agregó que en el Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja, se ha podido identificar que de 10 niños atendidos en consulta, por lo menos 2 han perdido a un ser querido y/o escuchado del deceso de alguien cercano, desencadenando en ellos ansiedad y depresión.

Estas patologías mentales vienen afectando fundamentalmente, a los niños entre los 7 y 11 años y adolescentes entre los 12 y 16 años.

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN YOUTUBE, FACEBOOK, TWITTER e INSTAGRAM.