Presidente de Filipinas anunció medida para evitar la expansión del coronavirus.
Rodrigo Duterte toma radical decisión ante aquel que desacate medida para prevenir covid-19

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó a las fuerzas de la ley “disparar a matar” a quienes violen la orden estricta de cuarentena por la pandemia de coronavirus. “No dudo. Mis órdenes son para la policía y el ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar” aseveró en un discurso el mandatario de Filipinas.

“Muerto. A cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba” amenzó Duterte el mismo día en que la veintena de personas de la barriada de San Roque, en Manila, protestaron ante la policía para exigir ayuda oficial para subsistir, ya que el cierre de las fronteras impiden que la gente de los barrios más pobres del país puedan trabajar.

El presidente filipino acusó a grupos civiles de izquiera de iniciar la protesta. “Izquierdistas, ustedes no son el gobierno. No anden por ahí causando problemas y disturbios porque ordenaré su detención hasta que finalice el brote”. No obstante, Duterte recibió un beneficio del Congreso de 200 000 millones de pesos (4000 millones de dólares) para repartir a 18 millones de hogares desfavorecidos del país. Sin embargo, la ayuda mencionada aún no se ha llevado a cabo ya que el gobierno elabora “una base de datos consolidada” de los beneficiarios. “Solo espere la entrega incluso si se retrasa, llegará y no pasará hambre. No morirá de hambre” indicó el mandatario de Filipinas.

Fuente: EFE