El Papa Francisco, de 84 años, inició este jueves los ritos de la Semana Santa con una misa matinal en la basílica de San Pedro del Vaticano, aunque renunció al tradicional lavado de pies del Jueves Santo debido a una “dolorosa ciática” que dificulta su andar.

Como se recuerda, en el 2019, el pontífice argentino acudió a una cárcel y un centro de refugiados para lavar los pies de detenidos e inmigrantes, también de religión musulmana, como un mensaje de humildad y tolerancia.

Este año, según ha anunciado el Vaticano en un comunicado, el Papa tampoco asistirá a los tradicionales actos del Jueves Santo en la basílica romana de San Juan que recuerda la Última Cena de Jesús con sus apóstoles.

La ceremonia quedará a cargo del decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal italiano Giovanni Battista Re. El rito del lavado de pies, recalca el Vaticano, también será “omitido” debido a las restricciones sanitarias impuestas en muchos países.

DATO

Por segundo año consecutivo, todas los actos de Semana Santa del Vaticano serán celebrados de puertas adentro y sin la presencia de las multitudes de fieles debido a la pandemia de la COVID-19.

VIDEO

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN YOUTUBE, FACEBOOK, TWITTER e INSTAGRAM.