La Organización Mundial de la Salud ha anunciado en las últimas horas que los casos y las muertes por COVID-19 se han estabilizado en la última semana, pero a un nivel “inaceptablemente” alto, con 5.4 millones de nuevas infecciones y 90 000 decesos en los últimos siete días.

Tedros Adhanom, director de la OMS, recordó que el mundo ya estuvo en una situación en la que veía que los casos y muertes dejaban de aumentar, lo que hizo que gobiernos e individuos se relajaran, causando una nueva ola pandémica más violenta.

“Todo descenso es bienvenido, pero hemos estado aquí antes. El año pasado muchos países experimentaron tendencias descendentes y redujeron las medidas de prevención demasiado rápido, la gente bajó la guardia y todo lo que se había ganado se perdió”.

El director también quiso transmitir esperanza, anticipando que llegará el momento en que todo el mundo podrá quitarse las mascarillas, dejar de mantener distancia con los demás y asistir a conciertos o eventos deportivos, como empieza a ocurrir en ciertos países donde el virus está bajo control.

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN YOUTUBE, FACEBOOK, TWITTER e INSTAGRAM.