El secretario general de la ONU, António Guterres, lamentó la “trágica cifra” de 4 millones de muertos en la pandemia de COVID-19 alcanzada hoy y exigió hacer llegar vacunas a todo el mundo para frenar de una vez por todas la enfermedad.

En ese sentido, el jefe de Naciones Unidas recordó que “muchos millones más corren peligro si dejamos que el virus se propague de manera incontrolada”, pues “cuanto más se extienda, más variantes veremos”.

Según Guterres, lo que ahora es necesario es acabar con las diferencias en la distribución de las vacunas y, para ello, se requiere “el mayor esfuerzo de salud pública mundial de la historia”.

Por otra parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también advirtió que la pandemia de COVID-19 “se encuentra en un punto peligroso” en todo el mundo.