¿Más mentiras de Vizcarra? No hay documentos del ensayo clínico

El mandatario pidió expresamente la vacuna y esta se le puso de forma irregular en Palacio de Gobierno.

Martín Vizcarra llamó, el primero de octubre de 2020, a Palacio de Gobierno al médico Germán Málaga, jefe del programa de ensayos clínicos de las vacunas del laboratorio Sinopharm.

Vizcarra, sabía lo que estaba haciendo y que podría tener consecuencias, por eso comprometió a Germán Málaga, quien no le quedó más remedio que aceptar la petición presidencial, y regresó el dos de octubre a la casa de gobierno con una enfermera de apellido Castillo. Además, el ex jefe de Estado pidió expresamente a Germán Málaga ser inmunizado con la vacuna del laboratorio chino y esta se le puso de manera irregular.

Las visitas quedaron registradas en la base de datos de Palacio de Gobierno pero, como para despistar a los curiosos, estas se consignaron para la oficina de Pedro Pablo Angulo de Pina, secretario general del despacho presidencial, quien semanas antes había reemplazado a Miriam Morales.

“El presidente sabía que lo que se le iba a poner no era placebo sino la vacuna que se había reservado para los médicos que iban a monitorear el ensayo clínico”, sostiene una fuente quien pidió mantener la reserva de su identidad. “No hay documentos que sustenten un ensayo clínico porque Vizcarra no se sometió a este. No sé porqué ha dicho que participó en un ensayo”, indica la fuente de primera mano.

La fuente sostiene que aceptar que el equipo de la universidad vaya a Palacio de Gobierno sí fue irregular y mucho más aceptar que también su esposa sea inmunizada con el fármaco. Además, podrían salir más pruebas, asegura que Vizcarra se tomó foto con los frascos que contenían las dosis.

“Consulté con el premier Martos y me dijo que no me lo recomienda, que es muy riesgoso. Finalmente tomé la decisión valiente de sumarme a los 12 mil voluntarios y que me hagan la prueba experimental. Fue el 2 de octubre. Para ello, con esa prueba la fase 3 se terminó y la vacuna fue aprobada el 31 de diciembre y recién tiene validez”, dijo Vizcarra, pero ahora se sabe que esto es falso. El entonces presidente no fue uno de los 12 mil voluntarios, sino que aprovechó su cargo para pedir expresamente que se le coloque la dosis de Sinopharm.

La segunda dosis se le colocó a ambos el 29 de octubre. El médico Málaga y la enfermera Castillo volvieron a ir a Palacio y otra vez se registró la visita para el secretario general Pedro Pablo Angulo de Pina.