El expresidente recordó que en octubre del 2020 visitó la Universidad Peruana Cayetano Heredia y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Martín Vizcarra reconoció que su vacunación contra la COVID-19 debió ser de conocimiento público. Sin embargo, insistió que la recepción de esta dosis de Sinopharm formó parte de la fase III de los ensayos clínicos.

En entrevista con el medio local, Vizcarra aseguró que en estos días reflexionó y puso en “real dimensión” su participación en lo que consideró un “experimento” con un “prototipo de vacuna”.

“Reconozco que ese acto de haber recibido esa vacuna experimental en fase III debió ser de conocimiento público y por eso he pedido disculpas a toda la población que pudo haber sido afectada”, mencionó Vizcarra.

El expresidente recordó que en octubre del 2020 visitó la Universidad Peruana Cayetano Heredia y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos para supervisar el ensayo clínico de la fase III y ahí se ofreció públicamente a formar parte del proceso experimental.

“Yo me ofrecí, me brindé como voluntario, yo asistí, el doctor Málaga me da la cartilla con las indicaciones, recomendaciones y absolutamente todo, yo me ofrecí como voluntario y luego si es que por procesos internos consideran como invitado, ya es un tema interno”, expresó Vizcarra.

También, el expresidente Vizcarra reveló que el doctor Germán Málaga, exinvestigador principal de los ensayos clínicos de las dosis de Sinopharm de la UPCH, insistió en ir a Palacio de Gobierno para aplicarle la dosis, a pesar que él pidió acudir al centro de estudios.

“Yo le pregunto al doctor (Germán Málaga) como son parte de las 12 mil, le digo ‘¿usted sabe si esto es vacuna o placebo?’, llego a ese nivel de preguntarle, y él sonriendo me dice: ‘no, esto es vacuna'”, afirmó sobre aquel día que recibió la dosis en Palacio de Gobierno.

Sobre el caso de “Los cuellos blancos del puerto”, el expresidente también se pronunció sobre la reunión que mantuvo con las exfiscales Sandra Castro y Rocío Sánchez, quienes le solicitaron seguridad por el caso.

Sostuvo que la reunión se dio a pocas semanas de que asumiera la presidencia a solicitud de Castro, pues ella consideraba que necesitaban mayor resguardo policial. Vizcarra indicó que fue necesaria la reunión dada la magnitud del caso, debido a todo lo que fue revelado por las fiscales entonces a cargo del caso que involucra a exfuncionarios del sistema judicial.

“Creo que fue en todo caso informal (la reunión), pero viendo en perspectiva fue necesaria, porque mire el tamaño de la corrupción que las fiscales estaban investigando”, manifestó el exmandatario Martín Vizcarra.