Cusco, la antigua capital del imperio inca también se ha visto visiblemente afectada tras no recibir el flujo de visitas de turistas a su territorio.

Son muchos los sectores los que se han visto afectados directamente tras la declaración del Estado de Emergencia con el objetivo de evitar la expansión del coronavirus en el país; el turismo es uno en los cuales la cuarentena ha repercutido de manera inminente, la famosa ciudadela inca de Machu Picchu se encuentra vacía, y su restauración será lenta.

“Machu Picchu es la cara visible del turismo en Perú”, pero “hay cero turismo desde el 16 de marzo acatando el decreto” de confinamiento nacional ante la pandemia, menciona a la AFP el jefe de este parque arqueológico, José Bastan

“Ello genera un problema fuerte para todo el turismo” en el país, agrega.

La ciudadela de piedra construida hace unos 600 años, visitada por 1.5 millones de turistas en 2019, “no fue fumigada (por la COVID-19), pero está siendo resguardada por un personal mínimo necesario en su perímetro”.

El poblado de Agua Calientes o Machu Picchu pueblo, donde hay hoteles, albergues y restaurantes para turistas también viene cumpliendo con la cuarentena. La empresa ferroviaria PeruRail también tiene suspendido el servicio de pasajeros hacia la maravilla del mundo.