La seguridad laboral se ha convertido en una obligación para todas las empresas con actividades industriales. Ya sean trabajos en almacenes o en plantas de fabricación, los usuarios y operadores necesitan contar con todas las medidas de seguridad disponibles para prevenir cualquier clase de accidente, desde lesiones menores hasta accidentes fatales. Y entre las actividades de riesgo más comunes, podemos encontrar los trabajos en altura.

Los trabajos en altura implican un alto nivel de peligro para los trabajadores. A partir de 1.80 metros de altura, los operadores necesitan utilizar implementos de seguridad para prevenir y amortiguar una caída. Uno de estos dispositivos de seguridad son los sistemas de protección anticaídas, que incluyen las líneas de vida.

Las líneas de vida son los dispositivos de protección individual más conocidos y utilizados en las plantas de operación. Aunque su uso sea bastante sencillo si se siguen las normativas y especificaciones de los fabricantes, estos implementos pueden generar ciertas dudas en los usuarios.

Una de estas preguntas es cuándo deben utilizarse las líneas de vida. Para explicar las clases de líneas de vida existentes en el mercado y para responder a dicha pregunta, presentamos la siguiente publicación traída a ustedes gracias a Sicursafe, distribuidores de sistemas anticaídas en España.

Tipos de líneas de vida

Líneas de vida verticales

Las líneas de vida verticales son sistemas de protección anticaídas reguladas por la norma UNE EN 353.1-2 y consisten de un riel, cable o conjunto de cuerdas utilizados en línea vertical para crear un sistema anticaídas para los operadores que se encuentren escalando o accediendo a una zona alta de la planta de trabajo. 

Estas líneas de vida se instalan generalmente en escaleras fijas, pates o cualquier acceso vertical hacia estructuras de edificios o zonas de trabajo.

Líneas de vida horizontales

Las líneas de vida horizontales son aquellos sistemas anticaídas regulados por la norma UNE EN 790 C-D. Estos sistemas constituyen líneas de anclaje sobre los cuales puedan instalarse otros dispositivos anticaídas, como retráctiles o antideslizantes.

Estos sistemas suelen aplicarse en todo tipo de soporte, como cubiertas, columnas, estructuras, techos, etc.

Líneas de vida temporales o permanentes

Esta clasificación de líneas de vida se enfoca en el tiempo de uso que se les dará a las líneas de vida y se toma en cuenta si se tiene que dejar un sistema anticaídas permanente instalado en el lugar de trabajo o si se retirará una vez culminen las operaciones.

Las líneas de vida temporales son aquellas que se montan, utilizan y desmontan en cualquier fase de obra en las que se requieren. Suelen ser instaladas durante construcciones o proyectos de montajes industriales. Si esta línea de vida para trabajos en altura se mantendrá instalada durante un periodo de tiempo largo, se tendrá que preparar un plan de inspección para supervisar su estado.

Por otro lado, las líneas de vida permanentes son los sistemas de protección anticaídas que se mantienen instalados durante todo el tiempo de vida del edificio. Se utilizan en instalaciones de altura cuando existe un riesgo de caída y no se puede reducir el peligro con otros sistemas de seguridad colectivos como barandas de seguridad. Además, permiten el paso de operadores a zonas altas como edificios, terrazas, cubiertas y fachadas.

¿Cuándo utilizar una línea de vida?

Como podemos ver, las líneas de vida se utilizan siempre que exista un riesgo de caída. Según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, se considera peligro por altura a partir de los dos (2) metros de altura. Sin embargo, una recomendación muy común es instalar sistemas de protección anticaídas a partir de 1.80 metros de altura.

Su uso es obligatorio durante trabajos en altura en los que no existen otros medios de protección colectiva, como en trabajos de remate, trabajos de fachada, mantenimiento de cubiertas, etc. Además, su uso dependerá considerablemente dependiendo de las condiciones de trabajo, como se ha detallado a lo largo de la publicación. Así, cada línea de vida tendrá características únicas que las harán ideales para la situación, ya sean líneas de vida rígidas o flexibles. 

Finalmente, se recomienda encarecidamente que se sigan las instrucciones y especificaciones de los fabricantes y proveedores de líneas de vida y sistemas de protección anticaídas para trabajos en altura. Estos brindarán información vital y recomendaciones a sus clientes para instalar la línea de vida más apropiada para el proyecto.