José Barba: “IDL se quitó la máscara, se ha convertido en una especie de cossa nostra”

3896

Programa de Willax recibió 14 carpetas digitales con la totalidad de los audios que han puesto en vilo al Perú desde hace un mes. Francisco Tudela dice que “audios fueron usados como un arma en una guerra por la fiscalía”. Rafael Rey sostiene que medios de comunicación tienen responsabilidad por dar a conocer audios intrascendentes.

Rafael Rey, José Barba y Francisco Tudela, conductores de ‘Rey con Barba y Tudela’, consiguieron lo que tanto habían pedido durante el último mes: que se deje de filtrar a cuenta gotas los audios del denominado caso ‘Los cuellos blancos del callao’ y se den a conocer todos juntos.

Tal y como lo contó José Barba, “una fuente confiable, se reunió con el productor del programa y conmigo y nos dio la totalidad de los audios, digitalizados en 14 carpetas, que tienen un peso de 5 GB. Son cerca de 23 mil grabaciones, lo mismo que tiene IDL”.

“Hay que reconocer que la primera ronda de audios fue importante porque nos permitió conocer el profundo nivel de corrupción en el sistema de justicia de nuestro país. Si no se hubiesen conocido estos audios hoy Walter ríos seguiría siendo presidente de la Corte Superior del Callao, César Hinostroza estaría preparándose para ser Presidente de la Corte Suprema y el Consejo Nacional de la Magistratura seguiría avalando a estos sinvergüenzas”, manifestó Barba Caballero en el programa de Willax Televisión.

El analista político y excongresista dijo además que “luego el IDL se quitó la máscara y usando audios intrascendentes ha tratado de destruir a sus enemigos jurídicos y políticos. El uso malsano de los audios ha terminado convirtiendo al IDL en una ‘cossa nostra’, tipo Sicilia”.

En estos casi 23 mil audios, refiere Barba hay conversaciones de índole político, personal y hasta muy íntimas. “Por ejemplo hay una conversación de un Juez Supremo con su médico por un sangrado rectal, lo cual no le interesa a nadie y sin embargo forma parte de los audios a investigar; hay otro en el que dos personas conversan sobre un general y una periodista. En estos audios no hay nada, pero si por sensacionalismo ponemos las fotos de estas personas simplemente les arruinamos la vida”.

Barba concluyo diciendo que “estamos en un  país con un ambiente político enrarecido. Lo más preocupante de todo esto, es que las personas más autorizadas, incluyendo al propio Presidente de la República, se dejan sorprender por estas informaciones, y dan opiniones lígeras”.

Más adelante, Francisco Tudela dijo que “los audios se han utilizado como un arma, en una guerra por la fiscalía. Si las luchas internas en fiscalía, llegan a los programas de televisión, es evidente que se necesita una reorganización y mucha disciplina. Felizmente esto fracasó”.

A su turno Rafael Rey manifestó que “hay un buen número de audios que son intrascendentes, desde el punto de vista legal, pero que generan rating. Esa es la grave responsabilidad de los medios de comunicación”.