El Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) rechazó la decisión del Ministerio Público de iniciar una investigación preliminar por el supuesto delito de sedición a los conductores Phillip Butters y Beto Ortiz, así como al gerente de Willax, Enrique Adolfo Luna Victoria Muñoz.

La indagación de la Fiscalía por la comisión de los presuntos delitos de conspiración para sedición y grave perturbación de la tranquilidad pública incluye también al líder de Renovación Popular, Rafael López Aliaga.

“El IPYS rechaza la decisión del fiscal por no existir ningún hecho objetivo vinculado a la participación de los periodistas en un levantamiento en armas, elemento necesario para cualquier imputación por el delito señalado”, se lee en un comunicado.

El IPYS remarca, asimismo, que la fiscal Juana Meza menciona una serie de hechos vinculados al ejercicio de opinión de los periodistas, atribuyéndoles el intento de desprestigiar a los organismos electorales, así como al jefe del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas Arenas.

“La denuncia fue interpuesta por un grupo de ciudadanos y contra los periodistas y otros políticos del movimiento derechista Renovación, que objeta los resultados electorales que dieron como vencedor al izquierdista Pedro Castillo. Ortiz y Butters consideran que hubo fraude electoral”, agrega el escrito.