En San Juan de Lurigancho una planta de oxígeno inaugurada hace tres días recibe cientos de personas que pernoctan desde el día que abrió sus puertas; lo malo es que hasta este punto han llegado personas inescrupulosas que venden colas, revenden oxígeno y balones. Conozca más detalles en la siguiente nota de Willax Noticias.