"Nos están entregando cualquier cosa (...) habían cadáveres en el suelo, no sé qué entidad sanitaria regula esto, pero la verdad que esto es horrible", expresó Julio Chupite. Foto: Hugo Curotto/ El Comercio

Las familias señalaron a un medio local que, al ingresar a la zona de cremación del cementerio “El Ángel”, vieron a los cadáveres de sus familiares en un solo horno y otros cuerpos colocados en el piso.

El hecho ocurrió en El Agustino. Julio Chupite precisó que el crematorio le entregó una urna sin cenizas de su esposa, por lo que decidió exigir ver cómo estaban realizando el proceso de incineración.

“Yo por simple curiosidad la abrí y, cuando lo abro, me doy cuenta que está vacía, entonces reclamo y me dicen ‘ya, dame la cajita y yo la lleno con las cenizas’. Y le dijo ‘no, yo quiero entrar y ver qué cenizas me van a poner’. Todo el mundo escuchó y comenzaron a reclamar y se dieron cuenta que no se estaba llevando un control en lo que están haciendo y comenzaron a exigir el cuerpo de sus familiares y lo que hicieron fue cerrar la puerta con los ataúdes, hacernos perder tiempo y, en menos de 20 minutos, rompimos las puertas, entramos y habían metido a todos los cadáveres en un solo horno y los habían incinerado juntos”, mencionó Chupite.

Chupite es quien grabó con su celular todo lo que sucedió en el crematorio, relató que al ingresar a la zona de los hornos de hallaron sacos con cenizas, y una bandeja con una cucharita con la que colocaban las cenizas dentro de las urnas.

“Nos están entregando cualquier cosa (…) habían cadáveres en el suelo, no sé qué entidad sanitaria regula esto, pero la verdad que esto es horrible”, expresó Julio Chupite.

Las ocho familias se retiraron del cementerio y colocaron la denuncia en la Comisaria de Santoyo. Hasta el momento, la Beneficencia de Lima no se ha pronunciado al respecto.