Fernán Altuve: “Keiko es una presa política, no puede comportarse como un preso común”

102

Durante una entrevista en ‘Combutters’, Fernán Altuve, comentó que el contralor Nelson Shack fue prudente al referirse al presidente durante su exposición en el Congreso sobre el caso Chinchero. “El contralor ha sido prudente al decir que puede haber responsabilidad penal o administrativa, en el caso Chinchero”.

Recordó además como fue su relación con la constructora brasilera Odebrecht. “Yo tuve relación con Odebrecht, primero en un arbitraje en que fallé a favor del Estado. Luego siendo regidor no estuve de acuerdo con el tema de rutas de Lima. Finalmente, como consultor en este tema, les aconsejé que se pongan a derecho y digan toda la verdad. Ojalá en algún momento se pueda hacer una comparación entre le proceso que se está llevando en Brasil y el proceso peruano que hasta ahora es bastante inconsistente”.

“En enero de 2017 y hasta la caída de PPK, nadie apoyaba la colaboración, salvo tu programa y yo; el resto apoyaba la resolución 003. Pedimos que se pongan a derecho y digan la verdad. Cuando la opinión pública cae en cuenta que lo mejor era decir la verdad, se pone a favor de la colaboración y todo se revierte”, agregó Altuve en el programa de Willax Televisión.

Sobre el acuerdo de colaboración manifestó que “la colaboración está bien, el problema es cómo se da la colaboración. Si esta colaboración no es transparente, entonces es ineficaz. Yo no conozco el acuerdo, pero parece que es malo, se mantiene en secreto, no parece tener virtudes”.

Altuve fue regidor por Lima Metropolitana durante la gestión de Susana Villarán, por lo que fue inevitable preguntarle por la cuestionada compra de un terreno para trasladar a la comunidad ashaninka, víctima de un incendio. “Hubo un incendio que afectó a unos migrantes de la amazonia y a raíz de la presión que se generó, se compró un terreno, para trasladar a las víctimas. Luego se supo que una parte del terreno estaba en el río”.

“Hay dos etapas en la gestión de Susana Villarán. Una que es muy ineficiente, hasta la revocatoria. Sin embargo, esa ineficiencia no necesariamente se le podía vincular con actos deshonestos. A partir de ahí, a raíz de la revocatoria, se pacta con el diablo para no ser revocados”, añadió Altuve.

Respecto a la situación de Alejandro Toledo, preso en Estados Unidos a la espera de definir su extradición o no, señaló que “no me llama la atención lo de Toledo, porque desde el 2000 se conocían las carencias morales de Toledo, que no estaba preparado para ser presidente. Pero aquí prevaleció el odio a Fujimori”.

En torno a la situación de Keiko Fujimori, el abogado indicó que “Keiko es una presa política, no puede comportarse como un preso común; no puede caer en el juego de los abogaditos, que prometen que ya sale la resolución. Si yo soy político y no soy deshonesto, me quedo en la cárcel, como Mandela, hasta que el pueblo me abra la puerta. Y voy de la cárcel a Palacio”.

“El fenómeno que está ocurriendo en el Perú no lo entiendo. Cuando era joven esto se llamaba desgobierno, pero en la televisión dicen que estamos bien. Dicen que todo es maravilloso, que no importa la macroeconomía o la inseguridad, que a la gente solo le importa la reforma política”, finalizó Altuve.