Don Gregorio Quispe Ariza (69) nacido en el distrito cusqueño de Quilca, siente que volvió a nacer luego de la cirugía mínimamente invasiva, a la que fue sometido en el Hospital Nacional Adolfo Guevara Velasco del Seguro Social, a través de la cual cardiólogos repararon una parte dilatada en la aorta abdominal, que le produjo un aneurisma, y que pudo ser mortal si se hubiese roto.

Un esfuerzo excesivo realizado cuando intentaba romper una piedra utilizando una comba, ocasionó un repentino dolor en el pecho del paciente que posteriormente se tornó intenso y constante, y se complicó con fiebres y convulsiones.

En ese momento, su familia decidió llevarlo al citado establecimiento, donde cardiólogos cusqueños con la asistencia técnica de especialistas del Instituto Nacional Cardiovascular “Carlos Alberto Pescheira Carrillo”, del Seguro Social, procedieron a realizar la cirugía de reparación de aneurisma abdominal.

El director general del Hospital Nacional Adolfo Guevara Velasco, Dr. Julio César Espinoza Latorre, vio con satisfacción la rápida recuperación del paciente, quien recibió el alta médica 72 horas después de ser operado.

“Hemos visto con agrado que ha regresado [a sus controles post operatorios], caminando, tranquilo y sin mayores inconvenientes. Los aneurismas son muy peligrosos, de alta mortalidad, ya que si en algún momento se rompen la muerte es inmediata, se actuó rápido”, resaltó.

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN YOUTUBE, FACEBOOK, TWITTER e INSTAGRAM.