"Los productos o servicios de la política pública jurisdiccional son percibidos como insuficientes o tardíos y, a veces, hasta deficitarios" apuntó la nueva presidenta del Poder Judicial.| Foto: ANDINA/Vidal Tarqui
“La lucha contra la corrupción constituye un enorme desafío en el Poder Judicial porque tiene la doble tarea de accionar contra la corrupción externa, pero también y especialmente contra la corrupción interna”, apuntó.

Tras su asunción al cargo como nueva presidenta del Poder Judicial, la magistrada Elvia Barrios señaló que el organismo de justicia en el país enfrenta “serios problemas de legitimidad”, como también el trabajo que viene realizando la institución es considerado “insuficiente o tardío”.

“Los productos o servicios de la política pública jurisdiccional son percibidos como insuficientes o tardíos y, a veces, hasta deficitarios. A nuestra insuficiencia para cumplir con nuestro rol constitucional por factores estructurales que históricamente han afectado al servicio de justicia, se añade la corrupción y nuevos riesgos que exigen respuestas creativas y rápidas”, indicó.

Asimismo, Barrios enfatizó que uno de los problemas que se suelen encontrar en el sistema social, económico y político es la corrupción, indicando que esta situación afecta constantemente la confianza con la población.

“Este flagelo no solo socava la institucionalidad, la democracia, el buen gobierno y las posibilidades de desarrollo sino también la confianza ciudadana, la cohesión social y, con ello, la gobernabilidad”, comentó.

“La lucha contra la corrupción constituye un enorme desafío en el Poder Judicial porque tiene la doble tarea de accionar contra la corrupción externa, pero también y especialmente contra la corrupción interna”, apuntó.

Por otro lado, aseguró que la pandemia condicionará el rumbo de la política jurisdiccional en el próximo decenio, como también los objetivos estratégicos a cumplir deben ser tomados en cuenta como prioridad y ejecutados para garantizar el funcionamiento del organismo judicial.