El arcoíris del Stonewall Inn

377

El veintiocho de junio de hace exactamente cincuenta y un años el Stonewall Inn de New York, se convirtió en el primer recinto ante los ojos del mundo en ser sinónimo de fuerza para las personas homosexuales debido a la brutalidad policial que se llevó a cabo aquella madrugada símbolo de aguante y de soporte para esa persecución que se desarrollaría a través de los años.

El destacado periodista y escritor Beto Ortiz, junto a la polémica que siempre está en su verbo florido y su prosa endemoniada, argumentó, en una entrevista exclusiva para Conexión Dominical, “que en el Perú es mucho más fácil hacerse los ciegos y que existe aún mucho más morbo por sentir qué es lo que hacen los homosexuales que las personas heterosexuales.”  Fue enfático en afirmar “que en el Perú se mata, y la gente calla precisamente por eso, porque las víctimas son homosexuales.”

Liliana Castro Mannarelli y Karenina Álvarez, felizmente casada con una persona de su mismo sexo, fueron dos de las entrevistadas que coincidieron con que, muy aparte del respeto que se merecen como todos los peruanos, lo que exigen es la igualdad de derechos; el tener potestad sobre los bienes de sus parejas como cualquier caminante peruano de a pie que contraiga matrimonio.

Por último, Naamin Timoyco, primer transexual en el Perú en cambiar de sexo en el DNI tras una batalla de ocho largos años afirmó que el movimiento gay en el país debería de ser mucho más unido, y, citándola, “que el día que eso suceda, el Perú va a sentir la verdadera fuerza y convicción de las personas LGBT.”