El Instituto Nacional de Salud (INS) producirá pruebas moleculares rápidas que usan las muestras de gárgara (enjuague faríngeo) para detectar la COVID-19. 

El biólogo molecular y director ejecutivo del Centro Nacional de Salud Pública del INS, Oscar Escalante Maldonado, explicó que, con esta metodología -que acaba de ganar una subvención del Concytec- no se necesitará de un laboratorio sofisticado.

En conversación con la agencia Andina, Escalante Maldonado dijo que la muestra de gárgara se obtendrá luego de entregar a la persona 5 mililitros de suero en un frasco.

Según el experto, el fluido debe ser introducido en la boca para hacer el enjuague respectivo. Luego, devolverá el líquido al envase y, con una pipeta de plástico, se pasarán gotas del líquido a una tarjeta.

“La denominada tarjeta no es otra cosa que un papel filtro especial con presencia de ciertos inhibidores que destruyen las proteínas del virus y vuelve menos contaminante la muestra. Esta se lleva al laboratorio para ser analizada. Vamos a promover la autonomía, pues no se requerirá asistencia del personal de salud”, manifestó.

La prueba no es invasiva como sí ocurre con el hisopado nasofaríngeo, pero al ser muy similar a la PCR, ofrece resultados con altos valores de sensibilidad y efectividad, señaló Escalante.

Otra de las ventajas de esta prueba es que se puede transportar sin usar cadena de frío. Además, es un kit de diagnóstico versátil pues también permitirá usar como muestra el hisopado nasofaríngeo.

DATO

Este tipo de pruebas moleculares estarán listas para ser producidas a escala nacional el próximo trimestre del año, adelantó el director ejecutivo del Centro Nacional de Salud Pública. No obstante, dijo que antes deberán hacerse 15,000 pruebas para evaluar su eficacia en condiciones reales.

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN:

– YOUTUBE

– FACEBOOK

– TWITTER

– INSTAGRAM