Foto: EVARISTO SA / AFP

La Fiscalía General de Brasil tendrá un plazo de 90 días para investigar las posibles irregularidades en que puede haber incurrido el presidente, Jair Bolsonaro, en negociaciones de vacunas contra el coronavirus, comunicó este sábado la Corte Suprema.

Ese plazo fue establecido por la magistrada Rosa Weber, miembro de la Corte Suprema que autorizó la investigación, la cual deberá establecer si el mandatario cometió la prevaricación y otros delitos en las negociaciones para la compra de la vacuna Covaxin, elaborada por la farmacéutica india Bharat Biotech.

Las sospechas fueron alentadas por una comisión del Senado que intentará determinar si el Gobierno es responsable del agravamiento de una pandemia que ya mató a más de 520.000 brasileños.

En el caso de la vacuna india, el grupo parlamentario dice tener pruebas de que Bolsonaro ignoró las informaciones que le fueron dadas personalmente por un diputado oficialista sobre irregularidades en el contrato de intención de compra, que fue suspendido sólo cuando las sospechas fueron reveladas por la comisión y la prensa local.

Ese documento, que contemplaba 20 millones de dosis de Covaxin, tenía un valor de 420 millones de dólares y, entre otros puntos sospechosos, había un acuerdo paralelo según el cual parte del pago debía ser recibido por una firma que no figuraba en el contrato, basada en Singapur.

Además, actuaba como el “intermediario” un empresario brasileño que ya está investigado por corrupción y que, en 2016, le “vendió” al Ministerio de Salud un lote de medicamentos que jamás entregó.