La guerra por las vacunas ha comenzado. Y es que la Unión Europea podría llegar a intervenir los laboratorios farmacéuticos para controlar su producción de vacunas y obligarlas a producirlas en otros establecimientos.