Mientras en las encuestadores populares en Lima señalan que la aprobación del presidente va por buen camino, lo sondeos regionales demuestran que la aceptación de todos los políticos es baja.