El episodio más triste en la historia del deporte nacional fue la tragedia del Fokker. Ese día de 1987 todo el equipo blanquiazul que regresaba de la selva, tras jugar un partido del torneo descentralizado, murió cuando el avión que los traía se estrelló en el mar de Ventanilla.