Tras el terrible atentado de un chofer venezolano contra una inspectora en El Agustino, se han reportado quejas de vecinos de Lima que están cansados de la temeridad e informalidad de choferes extranjeros que no respetan las normas de tránsito.