FOTO: EL MERCURIO.

Los 155 candidatos que redactarán la nueva Constitución de Chile, que reemplazará a la escrita en la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), eligieron este domingo a Elisa Loncón, una mujer indígena, para presidir la Convención Constitucional.

Loncón, una lingüista y activista mapuche -la etnia indígena mayoritaria en Chile-, fue elegida por mayoría absoluta en segunda vuelta, en la sesión inaugural de la convención que tuvo lugar en el antiguo Congreso Nacional de la capital.

“Quiero agradecerle a todo el pueblo de Chile por votar por una persona mapuche y mujer para cambiar la historia de este país”, celebró Loncón en idioma mapudungún y luego en español.

Pese a que el rol y las atribuciones que tendrá el presidente todavía no están definidos por ahora, los expertos apuntan la elección de Elisa Loncón como un acto simbólico e histórico, como un guiño al feminismo y a los pueblos indígenas, y se prevé que ejerza como portavoz y moderadora del debate.

“Estamos instalando una manera de ser plural, democrática, participativa, por los derechos de nuestras naciones originarias, por los derechos de la madre de Tierra, de las mujeres que caminaron en contra de un sistema de dominación y de los niños”, consignó la ya presidenta de la convención.

Loncón ocupa uno de los 17 escaños reservados para indígenas dentro de la convención, siete de los cuales fueron para el pueblo mapuche, dos para el aimara y un representante de cada uno del resto: kawésqar, rapanui, yagán, quechua, atacameño, diaguita, colla y chango.

La Convención Constituyente, que fue íntegramente electa en las urnas el mayo pasado, está dominada por ciudadanos independientes sin afiliación a partidos (son 48 de los 155 candidatos), la mayoría de tendencia progresista, mientras que la derecha oficialista solo obtuvo 37 escaños.

El proceso constituyente nació en 2019 como un acuerdo entre los partidos políticos para tratar de amainar la mayor crisis social en tres décadas de democracia, que estalló en octubre de ese año con violentas marchas por un modelo socioeconómico más justo, y que dejó al menos una treintena de fallecidos y miles de heridos.

DATO

La Convención Constituyente tendrá hasta un año para redactar la Constitución, que deberá refrendarse en otro plebiscito en 2022.