Bruno Pacheco presentó prueba de covid-19 falsa para no declarar ante la Fiscalía

Pacheco adulteró el examen que se realizó la administradora Kelly Regente Eguiluz, de 31 años, en el Laboratorio Xecuenxia, y cuyo resultado original fue negativo.
BRUNO PACHECO.
BRUNO PACHECO.

Bruno Pacheco, exsecretario general de Despacho Presidencial, fue citado por la fiscal Norah Córdova para el jueves 23 de diciembre a fin de responder por la investigación fiscal que se le sigue por tráfico de influencias, debido a la presión que ejerció sobre el jefe de la Sunat para favorecer a terceros.

No obstante, Pacheco no asistió a la citación dado que el 21 del mismo mes solicitó la reprogramación de la diligencia, pues aseveró que había adquirido coronavirus.

PUEDES VER | Pedro Castillo mintió a la Fiscalía al declarar que no se reunió con Karelim López en Palacio, pese a que lo admitió en entrevista con CNN

Para tal fin, Bruno Pacheco adjuntó en su pedido una prueba positiva de covid-19, la cual, según reveló Cuarto Poder, es falsa.

Dicho dominical detalló que Pacheco adulteró la prueba que se realizó la administradora Kelly Regente Eguiluz, de 31 años, en el Laboratorio Xecuenxia, y cuyo resultado original fue negativo.

El exsecretario del mandatario Pedro Castillo utilizó el mismo código del test de antígenos que tenía la mujer y cambió el resultado de negativo a positivo. También cambió el nombre y la fecha de la toma de la prueba.

“Me doy con la sorpresa de que el señor ha usurpado mi nombre y datos para tener una prueba covid-19 de resultado positivo”, declaró la joven al dominical.

De igual forma, la jefa de Operaciones del Xecuenxia, Gisella Valera, indicó que “en nuestro laboratorio no tenemos registrado al señor Arnulfo Pacheco Castillo”.

“Claramente se ve que este señor ha adulterado la prueba y ha utilizado el nombre de nuestro laboratorio. ¿Por qué es falsa la prueba? Porque ese número de orden registra a nombre de otra persona de sexo femenino y resultado negativo”, añadió.

PUEDES VER | Rafael López Aliaga: Pedro Castillo está ganando tiempo para cerrar el Congreso