Fuente: EFE/ Joédson Alves| Foto: EP

Miles de personas salieron a las calles en Brasil el último sábado para exigir la destitución del presidente Jair Bolsonaro por su gestión frente a la pandemia del coronavirus. Esta es la cuarta protesta, en menos de dos meses, en la que se levanta masivamente el país contra el mandatario.

En más de 400 ciudades del país, los manifestantes también pidieron acelerar el proceso de vacunación y aumentar el monto de los auxilios para que los más pobres puedan enfrentar la crisis que llegó con el virus, que deja ya más de 14,8 millones de desempleados.

Convocadas por las centrales sindicales, partidos de izquierda y movimientos sociales, las protestas se realizaron de forma pacífica, durante todo el día.

Las manifestaciones más multitudinarias ocurrieron en Sao Paulo, la ciudad más poblada del país y la más golpeada por la pandemia, Río de Janeiro, Recife, Belo Horizonte y también en Brasilia, donde las protestas se concentraron ante la sede del Congreso.

La gestión del gobierno de Bolsonaro está siendo cuestionada por sospechas de corrupción en la compra de vacunas, que ha puesto hasta al mismo presidente bajo el ojo de la Fiscalía.