Foto: Reuters

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, pasó la primera noche internado en un hospital privado de Sao Paulo, donde continuará este jueves con un “tratamiento conservador” y seguirá en observación para ser evaluado si debe ser sometido a una cirugía por una “obstrucción intestinal”.

“Después de evaluaciones clínicas, de laboratorio y de imagen realizadas, el presidente permanecerá internado inicialmente en tratamiento clínico conservador”, informó la noche del miércoles en su primer boletín médico del paciente el Hospital Vila Nova Star, en Sao Paulo.

Bolsonaro, el miércoles, fue ingresado en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia con dolores abdominales y después de haber sufrido reiteradas crisis de hipo durante los últimos días.