El periodista Beto Ortiz reveló que el presidente electo Pedro Castillo [Perú Libre] ni su esposa, Lilia Paredes, se han vacunado contra el coronavirus porque su iglesia se lo prohíbe.

Mediante su cuenta de Twitter, Ortiz señaló que la “Iglesia Evangélica Pentecostés Cristianos Nazarenos” prohíbe terminantemente que sus feligreses se vacunen.

“He ahí al nuevo líder de la lucha contra la pandemia. Dios es su vacuna”, escribió el conductor de televisión en sus redes sociales.