La fiscal Sandra Castro “se compró” un dúplex el 18 de julio del 2018, dos semanas después de la revelación de los audios del escándalo “Cuellos blancos”. La señora Ana Cecilia Ascama, ex jefa de contabilidad de Osinergmin, le vendió dicho dúplex. Además, Ascama, quien falleció a los 59 años, era vecina del expresidente Martín Vizcarra.