The Wall Street Journal reportó que la nación insular del Golfo Pérsico de Bahrein, que lucha contra un brusco resurgimiento del coronavirus (covid-19), a pesar de los altos niveles de inoculación con una vacuna de fabricación china, ha comenzado a administrar inyecciones de refuerzo a ciudadanos vulnerables utilizando una vacuna diferente fabricada por Pfizer Inc. y BioNTech SE, según dijo un alto funcionario.

Waleed Khalifa al Manea, subsecretario de salud de Bahrein, señaló que la vacuna fabricada por la farmacéutica estatal china Sinopharm, que ha representado más del 60% de las vacunas de Bahrein hasta ahora, brinda un alto grado de protección. Detalló que el 90% hospitalizadas en la actual ola de covid-19, la peor que ha enfrentado el país, no habían sido vacunadas.

Pese a ello, el doctor Al Manea indicó que los residentes de Bahrein que tienen más de 50 años, son obesos o padecen enfermedades crónicas ahora deben recibir otra inyección seis meses, después de su vacunación completa con Sinopharm, con la vacuna Pfizer-BioNTech.

Bahrein, que ha puesto la vacuna Pfizer-BioNTech a disposición de los residentes no vacunados, seguirá ofreciendo la opción de Sinopharm a quienes prefieran la vacuna china, precisó el especialista.

La aplicación BeAware del gobierno permite a los usuarios reservar una inyección de refuerzo de Sinopharm, pero dice que Pfizer-BioNTech se recomienda para grupos de población más vulnerables.

MIRA AQUÍ NUESTRA PROGRAMACIÓN EN VIVO.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN YOUTUBE, FACEBOOK, TWITTER e INSTAGRAM.