El Organismo Regulador de los Productos Farmacéuticos de Australia anunció la aprobación provisional de la vacuna Pfizer contra la COVID-19 para la población de entre 12 y 15 años de edad de este país, que afrontó una crisis sanitaria por un brote con la altamente contagiosa variante Delta.

La administración de bienes terapéuticos señaló que la decisión se ha adoptado tras una evaluación cuidadosa de los datos disponibles sobre la seguridad y la eficacia, incluyendo los estudios clínicos con adolescentes de 12 a 15 años de edad. La decisión que anteriormente había dado el visto bueno para que se administre la Pfizer a partir de los 16 años, supone “un paso muy importante, en el proceso de vacunación contra la COVID-19, dijo el ministro australiano de Salud, Greg Hunt, en un comunicado.