Los analistas políticos Ángel Delgado y Enrique Valderrama señalaron, en ‘Combutters’, que el presidente Vizcarra continúa concentrando poder y deja de lado la agenda social del Perú, lo cual resultaría muy grave.

Ángel Delgado precisó que “cuando se rompen los controles constitucionales, el poder se vuelve absoluto. Se está cocinando un régimen que va a terminar con las libertades públicas, como ya lo están haciendo utilizando a la fiscalía”.

Respecto al tema del nuevo aeropuerto del Cusco, y la firma del convenio con Corea del Sur para desarrollar la obra, Delgado manifestó que “Chinchero no se ha usado la modalidad de licitación, sino el convenio de gobierno a gobierno, que se usó en el gobierno de Humala para hacer sus cosas, como el tema del satélite. Se ha firmado un contrato con los coreanos y eso no garantiza transparencia, ellos van a poner sus propias empresas”.

En relación al tema de los arbitrajes por el caso de Odebrecht, Ángel Delgado indicó que “estos árbitros no solo serían culpables por haber recibido un soborno, sino también de haberle causado un daño adicional al país por avalar malos contratos. El objeto del laudo arbitral era cómo conectar lo cuestionable, en contratos que ya tenían trafa”.

“La alianza principal de Vizcarra es con la izquierda radical y oportunistas que no tienen reparos en hacer cualquier cosa y decir ‘sí señor’ para estar en el poder. Con ellos van a limpiar sus tropelías y van a querer cambiar la Constitución”, añadió Delgado.

A su turno, Enrique Valderrama comentó, en el programa de Willax Televisión, que “se vive en América Latina un momento difícil. Hay estallidos sociales en Ecuador, Chile, Bolivia. Chile está convulsionado, el Perú está sin Parlamento. Se está concentrando el poder para limpiar la corrupción y seguir protegiendo a Odebrecht”.

Valderrama detalló como “el presidente actúa de manera sumisa con Odebrecht. La lesión que esta empresa ha hecho al Estado podría ser mayor de lo que creíamos. Cuando viene un cargamontón mediático sobre determinado grupo de personas, no se les puede acusar de obstruir a la justicia solo por dar declaraciones a los medios y defenderse de no haber cometido delito. Pero lo más importante no es la coima, lo importante es el daño hecho al país”.