La agencia que regula los medicamentos en Estados Unidos, la FDA, actualizó sus advertencias sobre la vacuna anticovid de Johnson & Johnson para incluir información sobre un “aumento del riesgo” de contraer el síndrome de Guillain-Barré.

Este es un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico del cuerpo daña las células nerviosas, provocando debilidad muscular, o en el caso más grave, parálisis.

De acuerdo a un sistema de monitoreo federal sobre la seguridad de las vacunas, la FDA identificó 100 casos del trastorno neurológico tras la inyección de 12.5 millones de dosis. De ellos, 95 fueron graves y requirieron hospitalización, mientras que hasta el momento hubo una muerte reportada.

La noticia representa un nuevo golpe al antídoto desarrollado por Johnson & Johnson, que recibió de autorización de uso de emergencia en febrero, pero que actualmente tiene un papel menor en la campaña de vacunación de EE.UU. contra la COVID-19.