Agustín Laje: “El marxismo quiere destruir la sexualidad, para imponer una sociedad sin géneros”

Quieren imponer una sociedad sin género, como antes quisieron una sociedad sin clases.

El sociólogo y politólogo argentino Agustín Laje, coautor junto a Nicolás Marquéz de ‘El libreo negro de la nueva izquierda’, visitó los estudios de Willax Televisión y desenmascaró la ideología de género.

“No hay nada más intolerable que aquellos que dicen ser tolerante, pero no toleran una voz que sea distinta a la suya y me odian porque ahora resulta que nadie puede ser crítico con la variable del género. Nadie sabe por qué no se puede criticar el género, yo tengo alguna idea de por qué no se puede criticar el género y a la gente les salen ronchas. Yo voy a una universidad y tengo que entrar con guardaespaldas, a una universidad donde se supone que se discuten ideas”, empezó contando Laje en ‘Rey con Barba y Tudela’.

El sociólogo argentino, manifestó que quienes promueven la ideología de género, acusan a quienes la critican de tener un ‘discurso de odio’. “Los queme odian me acusan de tener un  ‘discurso de odio’. En mis conferencias yo no llamo a matar a nadie, no llamo a pegarle a nadie, celebro que la homosexualidad no sea un crimen, celebro que la autopercepción no sea un crimen. Lo que yo simplemente digo es que es totalitario que un Estado haga depender la percepción de las personas de la autopercepción de una minoría”.

Durante la entrevista en Willax Televisión, Laje dijo que los promotores de estas ideas se autodenominan progresistas, pero en realidad “son totalmente retrógrados, en el sentido que no hay ningún progreso en gritar ‘muerte al macho’, en que progresa la sociedad queriendo un sistema económico como el de Maduro que tiene un 87 % de pobres”.

“Estas son ideas viejas que se han puesto de moda. El fin de la ideología de género es igualar al hombre ya la mujer, indeterminarlos, reemplazarlos por ‘cuerpos hablantes’. Los marxistas son nada como fuerza de construcción, pero son todo como fuerza de destrucción. Ellos saben que tienen que destruir la sexualidad, porque presuponen que es un constructo social y hay que destruirlo. Para eso necesitan la intervención permanente del Estado, un Estado totalitario. Entonces la sociedad sin géneros de hoy, es la sociedad sin clases de ayer, es lo mismo, solo que ahora se opera sobre la sexualidad como una variable cultural según ellos y antes se operaba sobre la economía como una variable estructural”, explicó Laje.