Umberto Jara: “Una de las más grandes tragedias republicanas del Perú es haber tenido a un presidente de la catadura de Toledo”

395

El periodista dijo que “quienes participaron en el gobierno toledista avalaron a ese delincuente, no pueden decir que fueron traicionados porque sabían quién era Toledo”.

El periodista Umberto Jara, uno de los que más ha investigado la vida del expresidente Alejandro Toledo, desmenuzó, durante una entrevista en ‘Combutters’, la personalidad del exmandatario hoy detenido en una cárcel de California, a la espera de una audiencia en la que el juez determinará si el juicio por su extradición lo llevará en libertad pagando una fianza o en prisión.

“A Alejandro Toledo lo he investigado desde hace muchos años. La primera vez en 1993, cuando estalla el escándalo de CLAE. Toledo estaba detrás de Carlos Manrique, le ayudó a estructurar todo el sistema de estafa y cobraba a través de su hermano Pedro”, empezó contando Jara.

El periodista recordó que “el año 2000 cuando se presenta como candidato, se hizo público que pasó una noche con prostitutas en el Hostal Melody, que todavía existe en Surquillo, consumiendo alcohol y cocaína y gastó 28 mil dólares de la tarjeta de crédito de su esposa. Entonces cuando es elegido presidente, ya se sabía quién era Toledo: un hombre vinculado a una estafa, vinculado a Montesinos, y que durante su presidencia se agravaron sus aficiones al alcohol y las drogas”.

“Quienes participaron en el gobierno de Toledo tienen que ser honestos. No es que Toledo los haya traicionado, porque cuando llega a ser presidente ya sabían quién era. Durante el gobierno de Toledo se vendían como los refundadores de la república, que recuperaron la democracia, que luchaban contra la corrupción y trajeron la honestidad, pero no fue así; quienes estuvieron en el gobierno avalaron a este delincuente. Todo lo que se hablaba de honestidad y democracia, estaba envuelto en un halo de traiciones, cobros indebidos, peleas entre ellos, corrupción”, añadió Jara en el programa de Willax Televisión.

El investigador puso como ejemplo de corrupción la ejecución de la carretera interoceánica sur. “La carretera interoceánica es algo canallesco, porque es inútil, no se necesitaba, no sirve. Se hubiera mejorado la carretera central que es necesaria y útil para los pueblos y comunidades andinas. Toledo debe ir preso no solo por corrupto, sino por todo el daño hecho al ciudadano; con el dinero de la interoceánica se pudieron hacer hospitales, mejorar carreteras. Los jueces y fiscales que tengan a su cargo este caso, deben evaluar que no se le debe dar ningún beneficio. Si se va preso y se le niega poder acogerse a la colaboración eficaz, Toledo igual va a decir lo que diría siendo colaborador eficaz, porque es un tipo vengativo”.

“Una de las más grandes tragedias republicanas del Perú es haber tenido un Presidente de la catadura de Toledo. En el Perú somos muy tolerantes y podemos permitir que haya un presidente que orinaba en las llantas de los aviones antes de viajar, porque se caía de borracho. Y permitíamos la ‘hora Cabana’, y se hacían chistes de todo eso. Nos falta respeto a los cargos”, agregó Jara.