Hernando De Soto: “La salud del Perú está mal”

131

El economista Hernando De Soto advirtió, en ‘Combutters’, que “la salud del Perú está mal, las cosas buenas que ocurrieron desde hace 20 años, dependían de instituciones que hoy están en peligro. El caos, la crisis, se da porque las reformas iniciadas en los años 90 no se completaron. Los problemas vienen cuando hay desigualdades sociales y la gente percibe esas diferencias”.

Aunque parezca increíble, las propuestas del economista, coinciden con algunos planteamientos de Antauro Humala, el radical líder etnocacerista, quien ha manifestado su interés de reunirse con De Soto. “Yo he sido invitado por Antauro, porque hemos dicho que se puede poner a los propietarios de la superficie a cotizar en la bolsa. Me parece interesante que considere mi propuesta. Nuestros pobres reciben precios locales, mientras los prósperos reciben precios globales que son mucho mayores”.

De Soto refiere que la expectativa de la gente, en relación al futuro ha caído. “Cuando al Perú le iba mal, con 7 mil % de inflación, y la gente supo que se iba a poner en práctica un plan económico que iba a detener la emisión de moneda y la inflación, la expectativa de la gente mejoró. Pero esa expectativa se empezó a perder, desde el gobierno de Humala, por el retraimiento de la inversión pública y privada”.

“Cuando viene un presidente y dice vamos a luchar contra la corrupción, la gente ve que tiene una visión. Pero si luego te dice que quiere adelantar las elecciones para irse, la gente interpreta que no se va por los problemas con el Congreso, sino que es por lo que han tomado las minas. El mensaje hacia afuera es que el país no tiene control. Es importante que el presidente siga hasta el final. Podemos estar de acuerdo o no con él, pero debe mantener el rumbo”, agregó De Soto en el programa de Willax Televisión.

Sobre el problema de la minería informal, De Soto manifiesta que el Estado no se ocupa de ella. “La pequeña minería, que en Lima llamamos informal, ha tenido una convención hace unos meses, a la que asistieron 60 mil mineros, que no reciben atención del Estado. Vemos además, que en una reunión consideran solo a los prósperos y no a los pobres. Así la gente va contra la fuente de su riqueza”.