Javier Luna Elías: “El Perú está lleno de algo que no es magia; es cultura, es historia”

867
Lima

Uno de los más tenaces promotores culturales del país y experto en arte popular, Javier Luna Elías, estuvo en ‘ComButters’, que dedicó una emisión especial a evocar a Lima por sus 484 años de fundación. Así, la política quedó de lado por una vez.

“Lima no es solo la comida, o la música. Es cierto que Chabuca Granda, que no era nacida en Lima, crea una Lima mitológica en sus canciones, o que la comida típica de la ciudad tiene distintos orígenes, cómo ‘la causa’, que la hacían las rabonas que seguían a los ejércitos con papa aplastada y a veces, por ‘la causa’, colocaban documentos entre las capas delgadas de papa. O los anticuchos, de origen moro, traídos de España, que estuvo 700 años dominada por los árabes, y que aquí se convierte en comida de los esclavos negros. Así como en el Perú, en Marruecos también se ve a gente en la calle comiendo
alrededor de fogones”, empieza contando Luna Elías en el programa de Willax Televisión.

Como arquitecto, Luna Elías destacó la categoría propia que tiene Lima. “Un ejemplo son las iglesias barrocas. Es extraordinario, porque no es un barroco como el que se ve en Europa. Aquí además de los motivos religiosos que adornan las columnas, también hay tallados, paujiles, monos, plátanos. Hubo un mestizaje, así como en la comida”.

Su evocación le trajo a la memoria un conocido programa de la década del 70: ‘Danzas y Canciones del Perú’ y a la estrella mediática de esos años, el decimista Nicomedes Santa Cruz. “Después de ese programa, lo que hay ahora en la televisión es cualquier cosa. Este país está lleno de una cosa que no es magia, como dicen muchos; es cultura, es historia. Creen que las ‘Líneas de Nazca’ las hicieron los extraterrestres, hasta en eso menospreciamos nuestras capacidades”.

“El momento en que he sentido la peruanidad al máximo ha sido en el mundial, cuando en el estadio ruso se cantaba con emoción, con sentimiento, ‘Contigo Perú’; algo indescriptible, difícil de olvidar”, concluyo Luna Elías.