Edgar Ochoa: “Somos un país con minerales, no un país minero”

250

El anunciado fin del conflicto que tiene en vilo a la mina ‘Las Bambas’, en la región Apurímac, pasó a convertirse solo en una tregua. Y es que frente al anuncio del gobierno de haber alcanzado un acuerdo con los representantes de la comunidad de Fuerabamba, Gregorio Rojas, máximo líder de los comuneros aclaro que los acuerdos tienen que ser aprobados por su comunidad, mientras tanto no habría nada definitivo.

Para los congresistas Alejandra Aramayo y Edgar Ochoa esta tregua confirma la falta de capacidad del gobierno para encontrar la solución al conflicto. Durante la entrevista en ‘Combutters’ Aramayo indicó que no solo no es el final del conflicto, sino que, por si fuera poco, “la tregua se logró por la intervención de la Iglesia. Ni siquiera eso ha podido hacer el gobierno, que no tiene idea de cómo enfrentar la situación”.

“No se puede criminalizar la protesta. No se puede cambiar el uso de una carretera solo por un negocio. Este conflicto no es contra la mina, es un conflicto contra la política equivocada en el tema de la minería. La comunidad se siente desprotegida por el Estado; para la comunidad el Estado no la defiende; no le da ayuda jurídica para enfrentarse a la empresa minera que tiene todos los asesores”, señaló la legisladora de Fuerza Popular.

A su turno, Edgar Ochoa manifestó que “el Estado no ha sabido concluir un acuerdo, ni siquiera a través de la Presidencia del Consejo de Ministros. Lo que falla es el mecanismo de diálogo; no se trata solo de entregar recursos económicos a las comunidades. Si esto se toma solo de esa manera, el arreglo será circunstancial”.

“Que tengamos minerales, no nos hace un país minero. No tenemos una política minera, de explotación racional de la minería. El Ejecutivo no conoce el funcionamiento comunal. La comunidad pide al estado que le de soporte jurídico para negociar con la minera”, dijo Ochoa en los estudios de Willax Televisión.

Para el congresista de Nuevo Perú agregó que el gobierno no sabe qué hacer “y una muestra de ello es que el Ejecutivo nunca envía a alguien con capacidad de determinación. Pero cuando le dicen que los acuerdos tiene que ser aprobados por la comunidad, ellos saltan y dicen que pensaban que Gregorio Rojas, líder de Fuerabamba, podía decidir. No conocen como funciona la comunidad”.