«Chats» revelan polémica gestión de Luciana León

895
'Chats' de WhatssApp delatan 'favores' que realizaba la excongresista.
Conversaciones evidencian que la excongresista «cobraba más» por organizar reuniones con ministros; además usaba a su escolta policial para realizar compras domésticas.

La hija de Rómulo León se encuentra en el ojo de la tormenta luego que se difundieran conversaciones de WhastApp que revelarían el uso de la influencia de la congresista para buscar favores.

Conversaciones con su hermano Rómulo León Romero

Uno de los temas tratados en esos ‘chats’, es la gestión que realizaba la exparlamentaria con algunos ministros de Estado, favoreciendo a su hermano Rómulo León Romero (referido como ‘Pochito’). Este le solicita insistentemente que se reúna con el entonces ministro de Energía y Minas, Francisco Ísmodes, para que «los ayude con proyecto Quellavaco».

“Necesito que él [Francisco Ísmodes] hable con Quellaveco. Él tiene que tener relación con ellos así Quellaveco habla con [la empresa] Fluor Chile porque nosotros estamos en la lista de proveedores, pero así hay otros ya no tenemos más alcance”, se lee en la conversación.

En otro mensaje, Rómulo le pide a su hermana organizar una entrevista con el entonces ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Carlos Bruce.

“Llamó la secretaria de Bruce y dice que la reunión que quedó contigo para el martes no podrá ser porque él viajará. Que por favor lo está adelantando para este lunes 8 a las 12 en su oficina”, contesta Luciana tras varias coordinaciones.

En otra conversación, el hermano de la entonces parlamentaria solicitaba contactarse con la minsitra de Salud, Zulema Tomas. Debido a la insistencia, la hija de Rómulo León responde: “Oye pero que ye paguen más porque cualquiera no se reúne con 3 – 4 ministros”.

Conversaciones con Mijael Garrido Lecca.

 

El excandidato Mijael Garrico Lecca aseguró a León que «nadie jalaría más que él» | Fuente: Ojo

Luciana León también sustuvo conversaciones con el excandidato al Parlamento, Mijael Garrido Lecca, coordinando sobre los aportes de su campaña.

Garrido Lecca le comenta a León que logró recaudar «100 mil soles en un día” y que el abogado Humberto Abanto le ha hecho «bancarizar todo». Luciana expresa su desacuerdo con esa acción y menciona que Abanto «no conoce el funcionamiento del tema».

Días más adelante, la exparlamentaria continúa la conversación y le especifica a Mijail que «ni se le ocurra poner el detalle de los aportes. Tiene que poner pequeñas cantidades de sus amigos del cole». Garrido Lecca le responde con un «Ok», pero puntualiza que ninguno de sus amigos «le ha dado nada todavía».

Disposición de su personal parlamentario y de seguridad.

«Cuarto Poder» también difundió cómo León Romero ordenaba a su escolta policial como parlamentaria y lo enviaba a realizar compras domésticas, como también disponerlo como movilidad para recoger a sus familiares.

“Por favor compra unas varias latas de Red Bull esas de dieta que compramos para Augusto. Un six pack de Pilsen”, emite la exparlamentaria.

De igual manera, Paulo Soriano, quien trabajaba como técnico en el despacho de la excongresista, era enviado a hacer mandados y gestiones con los familiares de la legisladora.

“Te informo también que he estado apoyando a tu mami con unas gestiones para su hermano Sergio. Tenía una multa algo elevada con la Municipalidad de San Isidro. (…) También, estamos viendo con tu mami la renovación su brevete (…)» le informa Soriano a León.

“Excelente Paulo, gracias y por favor siempre infórmame de todas las gestiones que estés haciendo para mis familiares, compañeros o quien sea» responde la hija de Rómulo León, agradeciendo a Paulo Soriano por el apoyo.

Pedidos al Director General de la Policía.

Luciana Léon también sostuvo conversaciones con el Director General de la Policía, José Luis Lavalle, a que le pidió que hiciera una excepción con un postulante a la escuela de suboficiales que no contaba con la talla mínima exigida para ingresar. Meses después, volvió a pedir el favor con una joven a quien le faltaba también unos centímetros de altura, sobrina de un conocido al que contrataba para la realización de algunos servicios.

Lavalle llevó a cabo esta última exoneración, logrando la aprobación de la postulante en dicha evaluación.